LO ÚLTIMO

Translate

miércoles, 9 de diciembre de 2020

CICATRICES EMOCIONALES QUE NIÑOS MALTRATADOS ARRASTRAN A LA ADULTEZ


Sufrir cualquier clase de abuso deja cicatrices emocionales profundas. Los daños físicos eventualmente sanan, pero los daños emocionales pueden tomar una vida superarlos. 

Un niño depende de sus padres para protegerlo y mantenerlo seguro mientras crece, si los padres lo maltratan, descuidan o abandonan, es una traición a la confianza. Los niños lo único que deberían hacer es jugar, aprender, recibir amor, educación y disfrutar su niñez sin preocupaciones. Sin embargo, cuando uno o ambos padres los trata de forma abusiva, destruye su confianza en las personas que más ama.


Las heridas provocadas son muy profundas. El sufrimiento es tan profundo que el cerebro se reconfigura para hacer frente al dolor.  No se puede simplemente eliminar esas experiencias, estos traumas quedan escritos en lo más profundo del ser.


LAS CICATRICES EMOCIONALES CAMBIAN AL ADULTO

Las víctimas de abuso aprenden a hacer cosas para sobrevivir. Lo que les ha sucedido les activó el instinto de supervivencia. Su pasado los condicionó a responder y reaccionar de cierta manera a las situaciones, personas y factores estresantes de la vida.

Con esto en mente, aquí les traemos doce cicatrices emocionales que los niños abusados arrastran hasta que son adultos:


1. INCAPACIDAD PARA CONFIAR

Como ya dijimos, un niño maltratado tiene rota la confianza. Cuando ya son adultos, es difícil para ellos hacer amigos o tener relaciones significativas. Estas personas siempre están a la defensiva y buscando señales de engaño.


2. INCOMODIDAD EN LA INTIMIDAD

Es común en las víctimas de abuso físico íntimo consideren la intimidad como un acto sucio y vergonzoso. En lugar de verlo como un acto de placer y conexión física, lo ven como una horrible pesadilla. Algunos no saben cómo disfrutar de algo que les produjo tanto dolor. Contradictoriamente, algunos se vuelven adictos a practicarlo para luchar contra el trauma, mientras otros se abstienen y lo evitan por completo.


3. MIEDO A LAS PERSONAS 

Si de niños los golpearon físicamente, es posible que teman acercarse a las personas que les recuerde a la padre o madre que los maltrato. Los desencadenantes pueden detalles mínimos, pero los lleva a recuerdos de las malas experiencias que vivieron de niños.


4. NECESIDAD CONSTANTE DE VALIDACIÓN

Buscar la aprobación de los demás es una parte importante de la curación de heridas del pasado. Estos adultos crecieron con sentimientos de inutilidad y que hay algo malo en ellos. Para combatir estos sentimientos, buscarán la validación y la aprobación de los demás.

Constantemente necesitan hacer las cosas bien y asegurarse de recibir la atención que no recibieron de niños. 


5. BAJA AUTOESTIMA

La autoestima es difícil de reparar después de que se ha roto. Incluso, sin abuso involucrado, un niño puede tener tan baja autoestima que apenas puede mirarse al espejo. Con terapia, asesoramiento y realizar afirmaciones positivas, es posible reparar los problemas de amor propio.


6. ENFERMEDAD MENTAL

Lamentablemente, quienes han sufrido cualquier clase de abuso pueden desarrollar problemas de salud mental. La depresión, trastornos de ansiedad y los trastornos de personalidad son los más comunes entre personas que sufrieron abusos o maltratos en su infancia. 


7. INESTABILIDAD EMOCIONAL

El controlarse es algo que las personas aprenden desde temprano edad. Lamentablemente, muchos adultos pierden la capacidad de controlarse y esto causa muchos problemas.

Las personas que sufrieron alguna clase de abuso, maltrato o abandono tienden a explotar en ira por casi nada. También suelen desarrollar malos hábitos como robar, mentir, celar, envidiar, etc. 

Es muy extraño lo que hace el abuso en el cuerpo, alma y mente de las personas, y cómo las cicatrices emocionales son diferentes para cada persona. Incluso, algunos pueden desarrollar hábitos autodestructivos que sólo causan más dolor.


8. PROBLEMAS PARA ENCONTRAR UNA PAREJA ESTABLE

La meta principal de la mayoría de adultos es encontrar a alguien con quien compartir su vida. Desafortunadamente para las personas que han sufrido alguna clase de abuso en su niñez, encontrar una pareja estable no es una tarea fácil. Las cicatrices emocionales y su pasado, siempre se interpone. 

No confían, siempre están esperando el momento que todo se arruine y que el pasado se repita. Muchas personas que han sido abusadas tendrán varios matrimonios o saltarán de una relación a otra sin comprometerse completamente. Otros se aferrarán a su pareja a pesar de que las cosas no funcionen o estén atrapados en relaciones abusivas y tóxicas.


9. ESTRÉS Y EFECTOS FÍSICOS

Muchos niños no recuerdan el maltrato que sufrieron, especialmente si fue a muy temprana edad. Muchos, incluso, bloquean mentalmente esos recuerdos para no recordar las horribles experiencias que vivieron. Pero a pesar que hagan mucho esfuerzo mental para borrar esas experiencias, el cuerpo se los recuerda.


Sorpresivamente, el cuerpo puede sentir factores estresantes de los eventos que sucedieron. Muchas personas que sufren de estrés crónico y dolores físicos suelen ser a causa por los abusos que experimentaron de niños. Claro, no todos los casos de estrés y dolores crónicos tienen que ver que el abuso infantil, pero este sí puede afectar.


10. ABUSOS DE SUSTANCIAS

Automedicarse es algo común en alguien con cicatrices emocionales. Siempre buscan formas de aliviar el dolor o querer tomar calmantes, drogas o alcohol.


11.  RESENTIMIENTO Y LA AGRESIVIDAD

El resentimiento y la agresividad son comunes en las personas que fueron abusadas o maltratadas en su infancia. Como adultos se sienten resentidos por lo que les sucedió y con las personas que lo causaron. Además, pueden volverse agresivos. Incluso, pueden convertirse en abusadores.

Los niños que sufren de abuso, negligencia, abandono o otro problema pueden llegar a infundir miedo, intimidar o maltratar a otros niños. Incluso cuando son ya adultos siguen haciendo bullying a otras personas. 


12. TRASTORNOS DEL SUEÑO Y PESADILLAS

Todos podemos tener cierto control de nuestra mente durante el día, pero durante el sueño la mente es libre de vagar y pasearse por cada rincón llenos de malos recuerdos. Las pesadillas crónicas y otros trastornos del sueño son comunes en personas que fueron maltratadas en su infancia, esto se debe a que la ansiedad es mayor cuando todo está en oscuridad y en silencio.


Sin importar cuanto duró el abuso, si fue algo que sucedió una sola vez o algo que fue continuo, puede llegar a afectar el resto de la vida de una persona. Muchos casos de abuso infantil pasan desapercibidos y estos traumas quedan sin solucionar, sin superar. Las cicatrices de experiencias trágicas nunca desaparecen. Mientras el dolor físico cura, el dolor emocional y las cicatrices duran para toda la vida. 

Algunos se las arreglan mejor que otros, el tener un buen sistema de apoyo y obtener ayuda adecuada o profesional desde el principio juega un papel determinante.

No permitas que las cicatrices emocionales de tu infancia definan tu vida adulta. Puedes superar el dolor y la vergüenza de lo que te sucedió y tener una vida feliz y exitosa. Después de la tormenta, siempre sale el sol.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario