LO ÚLTIMO

Translate

lunes, 26 de julio de 2021

POR QUÉ LOS NIÑOS SE VUELVEN NARCISISTAS


El trastorno de personalidad narcisista es una condición de salud mental que no debe tomarse a la ligera. Las personas narcisistas son arrogantes, manipuladoras, buscan constantemente ser el centro de atención, tienen una fascinación excesiva por la riqueza y el poder, son autoritarias y odian las críticas, y pueden llegar hacerle la vida imposible a todos los que los rodean.

Los psicólogos creen que principalmente los niños de vuelven así debido al entorno en el que están creciendo. El trastorno narcisista es difícil de diagnosticar en niños y adolescentes, ya que en estas edades aún están creciendo y cambiando constantemente. Además, los rasgos de personalidad narcisista suelen empeorar con la edad.


Otro aspecto que contribuye al desarrollo de un niño narcisista es el comportamiento de los padres. No estamos diciendo que todos los narcisistas sean creados por sus padres, algunos nacen con esta personalidad. Para algunos psicólogos es más probable que los niños muestren estos rasgos por la excesiva sobrevaloración de los padres a sus hijos. Otros piensan porque no les dan el suficiente amor y afecto. Así que ambos extremos son malos y ahora nos sumergiremos en ambos puntos de vista:


1. NECESIDAD DE APROBACIÓN

Es normal que los niños deseen aprobación y atención de sus padres. Muchas veces, los niños no pueden recibir esa atención y las pocas veces que la reciben se sienten amados. En muchas familias existe la competencia y sólo se valora el alto rendimiento, y cuando un niño no cumple las expectativas se queda atrás. Sólo se sienten amados cuando ganan y si no obtienen el reconocimiento por el segundo lugar, se sienten decepcionados porque cree y muchas veces sus propios padres les dicen constantemente que no son lo suficientemente buenos en nada. 

Cuando un niño crece en una familia narcisista, establece este patrón para su vida. Llegan a hacer cosas extremas o extravagantes porque sólo anhelan atención y aprobación, al no obtenerla hacen más y más cosas hasta que alguien los vea y apruebe. Convirtiéndose en un círculo vicioso que no tiene fin, formando una personalidad narcisista. 


2. ESFORZARSE POR SER PERFECTOS

Cuando los niños creen que sólo son amado y valorados cuando "ganan", empiezan a sentirse inseguros. Piensan que solo los valoran cuando son perfectos. Así que se esfuerzan por alcanzar una perfección que no existe para demostrar que no tienen defectos. Si los padres continúan menospreciándolos o les hacen saber o les dan a entender que frente a sus ojos no son lo suficientemente buenos, el niño pierde contacto consigo mismo. 

Nunca se conocen a sí mismos porque pasan mucho tiempo tratando de perfeccionarse para complacer a los demás, en lugar de desarrollarse como persona. Un niño debe poder ser perfectamente imperfecto. Si un padre no le dice a su hijo que está bien perder, se sentirá derrotado todo el tiempo.


3. PADRES QUE HACEN DE SUS HIJOS EL CENTRO DEL UNIVERSO

Estos niños se convierten en adultos con esta percepción del mundo. Los niños deben darse cuenta de que hay otras personas en el mundo y deben entender que necesitan de ellas para la mayoría de cosas en la vida. Los padres también deben imponer límites a sus hijos y enseñarlos a respetarlos. Sin límites harán berrinches, gritarán, manipularan e inventarán emociones. 

Si aprenden a conseguir lo que quieren de estas formas, podrían volverse en futuros narcisistas. Ya que esperan que el mundo gire alrededor de ellos, creyendo que merecen toda la atención de los demás. Es importante que tu hijo sepa que lo amas, pero también que hay límites que debe respetar.

Los elogios excesivos y tratar al niño como si fuera perfecto, hace que el niño empiece a creerlo. Elogiar excesivamente a los hijos puede ser perjudicial para su desarrollo. Se debe enseñar a los niños que no son perfectos pero pueden lograr todo lo que se propongan y si no lo consiguen está bien, pero que también pueden volver a intentarlo. 


4. PADRES NARCISISTAS

Cuando los padres muestran tendencias narcisistas, los niños pueden comenzar a actuar de esta misma manera. Ven que sus padres presumen todo, que no respetan las reglas e irrespetando a las demás personas. Los niños a menudo son el reflejo de sus padres. La crianza es un hábito aprendido mientras se está creciendo. Los padres deben enseñar a sus hijos la empatía y la bondad hacia los demás. 


RASGOS NARCISISTAS EN LOS NIÑOS

Es importante estar atentos a las formas como los niños muestran tendencias narcisistas:

- Empiezan a ser autoritarios.
- Se vuelven agresivos.
- Se quieren salir con la suya a toda costa.
- Cuando sienten el fracaso, no lo manejan bien.
- Cuando los presionas, no saben manejar el estrés.
- Culpan a otros de sus errores.
- No reaccionan bien cuando es herida su autoestima.
- Te encantan con sus buenas acciones, pero después hacen cosas malas.

Es muy difícil ver rasgos narcisista en los niños. Es posible que no tengan este problema de personalidad, y sólo sean niños comunes y corrientes. Es por esto que es muy importante observarlos de cerca a lo largo del tiempo para ver si su personalidad cambia de manera positiva.
 

De lo contrario, los adultos deben trabajar con los niños que tienen estas tendencias para proteger sus futuras relaciones sociales. Para los narcisistas es casi imposible tener buenas relaciones porque ellos ven el afecto como un medio para un fin. 

No existe cura para el comportamiento narcisista en un adulto si el no quiere cambiar. Es por esto que se debe intervenir desde temprana edad. Cambiar la perspectiva de un adulto es mucho más difícil. Los niños crecen y aprenden de quienes los guían y rodean. Debe haber un equilibrio entre elogiarlos en exceso y descuidarlos completamente. 

Los narcisistas crean un mal ambiente para cualquiera que esté en su vida. Por tanto, trabajar con los niños narcisistas es fundamental para que su futuro sea positivo y saludable. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario