LO ÚLTIMO

Translate

jueves, 17 de junio de 2021

¿POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL DEFENDERSE DEL ABUSO EMOCIONAL?


Es muy confuso que las personas que dicen amarnos sean las que a veces nos hacen más daño. Permanecer en una relación donde hay abuso emocional o verbal es un problemas más común de lo que se cree y aún más difícil de resolver. Las heridas no se ven a simple vista, pero sus cicatrices se llevan para toda la vida.

Cuando se vive rodeado de agresividad, las víctimas tristemente creen que ésa es la única forma de vivir. Las personas que lastiman generalmente son personas que también fueron lastimadas y puede llegar a hacer mucho daño a las personas más cercanas, ya sea a su pareja, familiares, amigos e incluso a compañeros de trabajo, con la excusa que "te quieren" o "te dicen las cosas por tu bien" o simplemente porque se sienten con el poder y el derecho de hacerlo, sin importar el daño que pueden causar.


Entre más grande es el dolor causado por los insultos, gritos, críticas o juicios, más difícil es sanar, superar y enfrentar a la persona que te lastima. Cuanto más una persona es insultada, discriminada, criticada o juzgada, más se acostumbra a escuchar este lenguaje duro, agresivo, injusto y tóxico. Con el pasar del tiempo, la víctima cree que todo eso que escucha es verdad y lo interioriza. Esas falsas creencias, impactan profundamente el alma y mente de la víctima, causando un gran dolor, miedo y frustración.

El abusador o la abusadora, porque también existen mujeres abusivas, disfrutan de su manera de ser y se autoconvencen que tiene la razón y que su manera de ver la vida y opiniones son las correctas. Es muy difícil que reconozcan que su mal comportamiento está  haciendo mucho daño. Todo el tiempo se justifican y convencen a sus víctimas que ellos son los que tienen la razón, los que saben.

En situaciones de abuso emocional no se trata de buscar culpables para que sean castigados, ya que las personas abusivas también fueron abusadas y lo que más necesitan es ayuda para superarlo y desarrollar las herramientas que necesita para cambiar sus comportamientos equivocados. 


Para sanar y superar el abuso emocional se necesita:

- Reconocer que nadie te puede lastimar si tú no lo permites.

- Hay que saber reconocer que hay diferentes puntos de vista, los cuales pueden ser interesantes y diferentes al propio. Éstos se pueden considerar y respetar, pero nunca imponer.

- Los gritos y las humillaciones son el reflejo y las carencias del que grita y humilla.


- La persona que es víctima debe separar "el tono de voz" del "mensaje" y la "persona" del "mensaje". Reconocer lo que tiene valor y desechar lo que no.

- No es fácil tener un autoestima alta y dignidad cuando se vive rodeados de hostilidad, pero se debe entender que para vivir sanamente se necesita reforzar el autoestima. Nadie merece vivir así.

- El abuso emocional o verbal crean heridas profundas ya que se usan palabras crueles, injustas e irracionales que crean miedo, inseguridad y dolor. 

- Lo que vales como persona viene del respeto y la confianza en ti mismo, no del reconocimiento o del cariño de los demás.

- Aceptar y sanar el pasado aligera la carga en el presente y permite que vivas plenamente tu futuro. 

- Entender que las heridas sanan pero quedan las cicatrices que se transforman en maestras que te recuerdan las lecciones que has aprendido.

- Aceptar, perdonar y dejar ir para crecer y vivir en paz. Solo sana quien quiere sanar. No es posible ayudar a quien no quiere ser ayudado y no desea tener una mejor vida. No se fortalece quien no es capaz de enfrentar sus propias heridas.

- Eres alguien valioso, único e irremplazable. No malgastes tu vida con alguien que sólo te lastima.

- Aprende a amarte y respetarte para que le enseñes a los demás cómo deben amarte y respetarte. Nadie tiene el derecho de lastimar y nadie merece vivir sufriendo sin poder sanar. 


Cómo sanar las palabras tóxicas que has recibido:

- Amor propio, confianza y seguridad en ti mismo.

- Valor y fortaleza para dejar ir esas palabras humillantes y tóxicas.

- Determinación y compromiso de tener una vida más sana y feliz.


- Mente abierta para entender otros puntos de vista y respetarlos.

- Reconocer tu valor y aceptar que mereces una vida mejor.


También te puede ayudar repetir algunas afirmaciones positivas:

- Estoy consciente de mi valor como persona.

- Soy único, maravilloso y mi vida es importante.

- Vivo y atraigo bondad, abundancia y alegría.

- Tengo la fortaleza para escuchar las opiniones de los demás sin sentir crítica, juicio o dolor.

- Me respeto y encuentro la bondad incluso en la gente que grita y cree que me puede ofender.

- Amo la vida.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario