LO ÚLTIMO

Translate

martes, 23 de febrero de 2021

ESTO ES LO QUE TE SUCEDE SI TE ACUESTAS CON HAMBRE


Si te vas a la cama con el estómago vacío o quejándose de que la cena que comiste no fue suficiente, es mejor que leas esto. Muchos dicen que comer antes de dormir es algo que no debe hacerse, pero tal vez no sea para tanto. 
Comer un bocadillo antes de ir a la cama puede no ser tan malo como se piensa. 

Durante muchos años, se ha considerado que comer justo antes de acostarse no es saludable. Es normal escuchar a la gente decir que evita los refrigerios nocturnos por temor a aumentar de peso, pero los estudios sobre el tema sugieren lo contrario. 


En lugar de ser dañino, beneficia a tus músculos y metabolismo, y no te hará aumentar de peso. Pero por supuesto, debe ser un refrigerio rico en proteínas y bajo en calorías. Durante el día, debes consumir la mayoría de calorías de tu dieta diaria y debe ser rica en verduras, frutas, nueces, semillas, granos integrales saludables, proteínas y lácteos magros. Agrega pescado con alto contenido de omega-3, varias veces por semana. Cuando comas carne, que sea solo una pequeña porción. Haz ejercicio todos los días, por ejemplo; caminar, nadar, andar en bicicleta o correr.

Un estilo de vida, junto a un refrigerio bajo en calorías y rico en proteínas en las noches antes de ir a la cama, mejorará tu salud y te ayudará a descansar mejor.

Ahora que ya sabes que comer un bocadillo saludable antes de ir a dormir no es malo, veamos lo que sucede si te vas a la cama con el estómago vacío o gruñendo de hambre:


1. NO DORMIRÁS BIEN

Estar hambriento dificulta conciliar el sueño. Cuando tienes hambre, tu cerebro está en alerta y por tanto tu cuerpo no puede relajarse y descansar como debe ser. Si logras dormir, lo más seguro es que despiertes varias veces durante la noche. Al siguiente día, estarás más cansado y atontado. Por tanto, no serás productivo y tus responsabilidades se verán afectadas.


2. COMERÁS EN EXCESO AL DÍA SIGUIENTE

Tener hambre durante la noche no sólo afecta tu ciclo de sueño, sino que también aumenta tu apetito al día siguiente. Cuando estás cansado, es probable que comas más porque tu cuerpo necesita más energía para poder funcionar correctamente. Comer en exceso hace que aumentes de peso.
 

Algunas investigaciones demostraron que dormir mal hace que durante el día se consuman alimentos reconfortantes con alto contenido de azúcar y grasa. Otra cosa que puede suceder es que te excedas en el consumo de cafeína para mantenerte despierto durante el día, lo que afectará aún más que concilies el sueño en las noches.


3. PERDERÁS MASA MUSCULAR

De noche tu metabolismo es lento. Cuando estás en un sueño profundo, tu cuerpo repara y desarrolla músculo al convertir las proteínas en músculo y reparar el tejido dañado. Si te vas a la cama con hambre, tu cuerpo no tendrá la energía que necesita para hacer este importante trabajo, por lo tanto terminas perdiendo masa muscular mientras duermes. 


4. TENDRÁS LA INSULINA BAJA

Tu nivel de insulina se mantiene comiendo saludable durante el día. Pero si te acuestas con hambre, tu nivel de insulina disminuye. Con el tiempo pueden desarrollarse enfermedades relacionadas con tus niveles de azúcar en sangre, como hipoglucemia o diabetes. Si regularmente te vas a la cama con el estómago vacío y desarrollas algunos de estos síntomas debes consultar a un médico inmediatamente:


- Temblores
- Ansiedad
- Sudoración o escalofríos
- Impaciencia
- Confusión
- Arritmia
- Mareos
- Náuseas
- Debilidad
- Irritabilidad

Con esto en mente, aquí hay una pequeña lista de los alimentos que puedes consumir a la hora de ir a la cama:

- Leche baja en grasa con cereal integral
- Huevos revueltos o huevos cocidos
- Galletas integrales con mantequilla de maní
- Yogurt con granola
- Rodajas de manzana con mantequilla de maní
- Nueces, almendras o anacardos
- Batido de proteínas
- Hummus en pan de pita integral
- Sándwich de pavo con pan integral
- Uvas
- Fruta fresca
- Avena
- Galletas y queso
- Semillas de calabaza o de girasol


Los alimentos que debes evitar a toda costa antes de ir a la cama son:

- Chocolate
- Comidas rápidas
- Papas fritas
- Pizza
- Pasta
- Comidas picantes
- Bebidas azucaradas


La mayoría piensa que irse a la cama con hambre ayuda en la pérdida de peso, pero eso no es cierto. Así que si tienes hambre al acostarte, come un pequeño refrigerio bajo en calorías y rico en proteína. Elige alimentos saludables. No hay nada más molesto que despertarse en medio de la noche con el estómago rugiendo. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario