LO ÚLTIMO

Translate

martes, 13 de octubre de 2020

5 FORMAS DE LIBERARTE DE APEGOS EMOCIONALES


A una relación sin cierre.

A lo largo de nuestras vidas, desarrollamos vínculos con muchas personas, animales e incluso con cosas. El sentirnos conectados al mundo y entre nosotros es lo que nos empuja a construir relaciones, satisfacer nuestras propias necesidades y amar a los demás. Estos es esencial para nuestro crecimiento como seres humanos.

Un bebé crea vínculos con sus padres o la persona que lo cuida, incluso puede llegar a asociar ese mismo sentimiento con su manta, un peluche o su chupo. Estos consuelan al bebé cuando sus padres o cuidador no están cerca.


Así que este patrón lo continuamos por el resto de nuestras vida. Sentimos orgullo y pertenencia por nuestro trabajo, esto crea apego a nuestro trabajo y nuestros compañeros. Amamos a nuestra pareja, padres, hijos, amigos, mascotas, etc. Pero también podemos sentir un fuerte apego a cosas como nuestra casa, auto, fotos, etc.

Por diversas razones, las personas y las cosas pueden dejar nuestras vidas. En ese momento, puede sentirse como que se llevaron una parte de nosotros con ellos. Puede que pasemos por una etapa de duelo. La etapa final es la aceptación o cierre.

No todas las relaciones terminan bien o lo hacen cuando menos se espera, esto hace que el proceso de cierre se retarde. Es posible que una de las partes no quiera o no puede responder: ¿Por qué? o ¿Qué pasó? Esto hace que las cosas queden en un limbo, llenos de dudas y por tanto, sentirse estancados y sin poder seguir adelante.

Pero la vida no espera, el mundo no se para porque una relación no funcionó, debemos continuar y curar este dolor para volver para sentirnos felices.


¿Cómo hacer esto?

Hay que tomarse un día a la vez y buscar nuestras propias respuestas. Respuesta a cómo dejar de sentir tristeza, dolor, ira. Cómo soltar el apego a esa persona. Con esto en mente, veremos cinco formas de liberarnos del apego emocional a una relación sin cierre para obtener un sentido de resolución, de final. Para cerrar completamente ese capítulo en tu vida.

Nuestro cerebro busca el porqué algo que nos hacía tan felices ya no está. Ese es su trabajo e intentará llenar ese espacio hasta que tenga una respuesta y sólo llegará el día que aceptemos que la relación terminó o está cerrada para nosotros.


Consecuencias si no llegamos al cierre

Sentimos esta necesidad de cierre sobre todo porque temporalmente perdemos el sentido de quiénes somos, de lo que se trataba nuestra vida y lo que aportábamos y nos aportaba la persona que ya no está en nuestra vida. Tendemos a atribuir muchos sueños y esperanzas a nuestra pareja, le damos espacio en nuestra vida e incluso les damos el poder de influir en nuestras decisiones.


Cuando una relación termina repentinamente sin una explicación, nos sentimos perdidos. De repente nos enfrentamos a la idea de que no era "real". Nos preguntamos si nos amaba y nos valoraba. Nuestra autoestima se lastima. Nos preguntamos qué hicimos mal o si hubiéramos hecho diferente las cosas no serían así. 

No hacer las paces con una relación que terminó puede tener consecuencias para ti y para futuras relaciones:

- Puede afectar como ves a los demás
- Lastima tu autoestima
- Tendrás problemas de confianza
- Te aislarás
- No permites que los demás te amen o demuestren su cariño
- No dejas fluir correctamente tus nuevas relaciones
- Temes a comprometerte
- Te sientes enojado y amargado
- Sientes tristeza constante


5 formas de llegar al cierre

Ahora sí vamos con el tema central de este artículo. Algunas personas son más capaces de encontrar un cierre más rápido que otras.  Esto se debe a sus creencias, personalidad y al pensamiento positivo. Una persona religiosa dice simplemente: Es la voluntad de Dios. Una persona espiritual dice: No estaba destinado a ser. Esto puede ayudar a recuperarse más rápidamente. Pero existe otros métodos que también pueden ayudarte a cerrar el capítulo:


1. PERMITETE SENTIR

Tienes una avalancha de emociones encontradas con las que estás lidiando, además de tratar de entender por qué todo terminó. No intentes reprimir estas emociones. Son tu sentimientos, siéntelos. Estás en todo tu derecho.


2. ESCRIBE

Ya sea escribiendo una carta a la persona que se fue o escribiendo en  un diario tu sentimientos. Escribir te ayuda a liberarte, a dejar ir, es un gran alivio. Escribir una carta a la persona puede ser más gratificante porque si no puedes decírselo a la cara, al menos puedes expresar tus sentimientos por escrito. Puede ser muy terapéutico.


3. ESPACIO

Date espacio y dale espacio a la otra persona. No presiones, esa persona también está pasando por mucho. Si tratas de acercarte solo los alejarás más y te expones al rechazo.


Las cosas no siempre terminan como esperamos. Dar espacio puede crear la oportunidad para que ambos piensen mejor las cosas, reflexionen e incluso pueda que cambien de opinión.


4. NO LO PIENSES DEMASIADO

Mantén tu mente ocupada para no analizar demasiado la situación, sobre la relación, la persona y tú mismo. Te cerebro te volverá loco buscando respuestas. Cuanto antes le enseñes a tu cerebro a no pensar en eso y aceptarlo, más pronto dejará de buscar.


5. LAS COSAS SUCEDEN

Todos pierden personas y cosas todo el tiempo. Es la vida. Simplemente acéptalo. Las cosas pasan, sobrevivirás, como todos los demás, y volverás a amar y ser amado.

Encontrar formas de liberarse de lazos emocionales cuando no le damos un cierre a una relación puede ser todo un proceso. Es muy parecido al proceso de duelo. Se pasa por la negación, la ira y la tristeza y eventualmente, se llega a la aceptación para permitirse volver a ser felices de nuevo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario