LO ÚLTIMO

Translate

martes, 29 de diciembre de 2020

10 SEÑALES DE QUE ESTÁS TRATANDO CON UN MENTIROSO


Diariamente interactuamos con muchas personas y es muy probable que nos encontremos con alguien dispuesto a mentir para obtener lo que quiere o para ocultar algo. Muchas veces, los mentirosos son atrapados en sus mentiras pero otras veces se salen con la suya, sobre todo los mentirosos profesionales. Porque entre más tiempo lleven mintiendo más expertos se vuelven.

Es muy posible que tengas a alguien en tu vida con quien te sientes incómodo o del que no estás completamente seguro si es sincero o no. Para saber si es posible que te estén engañando, ten en cuentas las siguientes señales la próxima vez que creas que alguien te está mintiendo.


Estas señales son una alerta de que estás tratando con un mentiroso, pero pueden tener sus excepciones:


1. NUNCA HACEN CONTACTO VISUAL CONTIGO

Esto se debe a que los mentiroso se sienten culpables e incómodos cuando los demás los miran directamente a los ojos. Sienten temor de que la otra persona pueda ver a través de ellos, por tanto evitan las miradas largas e inquisidoras de los demás tanto como sea posible. 

Para atrapar a alguien en una mentira, observa hacia dónde van sus ojos. Si miran al suelo o apartan la vista de ti cuando están hablando es muy probable que tengan algo que ocultar.


2. ACTÚAN NERVIOSOS

No importan cuán grande o pequeña es la mentira, un mentiroso generalmente estará nervioso y ansioso con la persona a la que quiere ocultarle las cosas. Puede que hablen más rápido de lo usual, suden, se sonrojen o caminen de un lado a otro. Un mentiroso experimentado, posiblemente no muestra ninguna de estas señales porque se ha acostumbrado a vivir de mentiras. Así que atácalos con preguntas, y eventualmente se romperán por la presión.


3. SON MUY SERIOS

Los mentirosos tienden a no sonreír con tanta frecuencia como lo hacen las personas sinceras y autenticas. Mentir ejerce una gran presión sobre sus vidas y su conciencia y, en consecuencia, hace que sientan un gran peso sobre sus hombros. Esta enorme presión debe salir de alguna manera, y generalmente se refleja en la severidad y seriedad de su rostro.
 

Así que observa y analiza detenidamente las expresiones faciales de la persona en cuestión, es muy probable que notes que no muestra muchas emociones. Las mentiras eventualmente devoran a las personas por dentro, y su temperamento amargado es señal de cómo se sienten realmente.


4. SUS HISTORIAS NO CUADRAN

Después de escuchar alguna historia de boca de un mentiroso, intuitivamente sientes que ha embellecido o exagerado la mayor parte de esta o simplemente todo es un invento. Generalmente, los mentirosos no tienen buenas explicaciones, porque la mayor parte del tiempo inventan el cuento sobre la marcha y algunas tienen una imaginación muy fantasiosa. 


5. SE PONEN A LA DEFENSIVA

Se enojan cuando los cuestionas. Las personas que tienen algo que ocultar actúan a la defensiva porque se ponen nerviosas, incómodas y temen ser descubiertas. Esto se debe a que tienen que lidiar con toda la confusión que han creado y la presión de justificar todas sus mentiras para librarse de la responsabilidad. Al contrario, las personas que dicen la verdad actúan con calma cuando se les cuestiona y dan explicaciones lógicas sobre lo que están hablando o sobre su comportamiento. 

Un mentiroso se llenará de ira, cerrará sus puños, se cruzará de brazos, mirará con rabia o te hará sentir inferior para estimular su propio ego. Así que si se pone a la defensiva es porque algo oculta.


6. CAMBIA DE TEMA

Si mencionas cualquiera de sus mentiras, lo haces sentir incómodo, por lo que les encanta desviar la atención y sacar otro tema. Por lo general, hacen esto siendo bastante obvios para que sientas frustrado, les divierte. Mantente atento a estos cambios de tema repentinos, porque es tu oportunidad de insistir y hacer preguntas más difíciles.


7. MANTIENEN DISTANCIA FÍSICA

Los mentirosos se sienten incómodos con el contacto físico porque guardan mucha inseguridad y dolor, y sienten que cualquier cosa con los haga sentir vulnerables o débiles los dejará al descubierto. 

Por tanto, evitarán los abrazos o cualquier contacto y mantendrán una distancia considerable. Esto les sirve para protegerse porque no quieren relajarse demasiado y revelar accidentalmente demasiada información.


8. SE ENREDAN SIN CONTROL

La mayoría de los mentirosos no pueden evitar convertir sus historias en un enredo que al final no tiene ningún sentido. Dicen un par de mentiras piadosas, pero deben encubrirlas con más mentiras para aclarar las primeras mentiras pero en realidad todo se vuelve menos creíble. Los mentirosos suelen inventar historias complejas para convencerte de que están diciendo la verdad. Entre más enredado, más claro es que te están mintiendo.


9. NO PUEDEN SENTARSE TRANQUILOS

Los mentirosos son muy inquietos. Esto se debe a que quieren distraer para alejarse de la seriedad de la conversación. Así que juegan con sus teléfonos, dan golpecitos con sus dedos o pies, se mueven en su silla, se retuercen el cabello, etc.


10. CAMBIAN SUS HISTORIAS

Agregan, arreglan o eliminan pequeños detalles porque saben que su historia original no tiene mucho sentido. Incluso es muy posible que olviden la mayor parte de la historia que contaron en un principio, ya que en realidad nunca sucedió, lo que significa que trataran de confundirte con más detalles. Así que si cambia su historia, puedes estar seguro de que finalmente lo has pillado en sus mentiras.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario