LO ÚLTIMO

Translate

sábado, 10 de octubre de 2020

7 FORMAS DE CAMBIAR LA DINÁMICA TÓXICA DE TU FAMILIA



Puedes elegir a tus amigos, pero no a tu familia. Puede que tengas varios miembros de tu familia, tanto cercanos como lejanos, que tienen ciertas características que no te gustan y no siempre es fácil tratar con ellos y eso está bien, sólo lidias con ellos en ciertas reuniones familiares. Pero cuando tú y tu familia inmediata, es decir con la que vives, pasan por momentos difíciles, lidiar con ellos puede ser abrumador. 

Todos pasamos por circunstancias que pueden ser estresantes y traer problemas para la familia, como dificultades financieras, pérdida de empleos y problemas médicos, pero son problemas circunstanciales que eventualmente se pueden resolver.  Entonces, ¿cómo saber si la relación con tu familia es tóxica o si sólo son complicaciones circunstanciales? Aquí te traemos siete señales de alerta que te dicen que tu relación familiar es tóxica:


1. EL CASTIGO Y LA DISCIPLINA SON DIFUSOS
 
Mucha gente confunde disciplina y castigo, pero no son lo mismo. Cuando disciplinas a tus hijos, les estás enseñando algo o corrigiendo su mal comportamiento. El castigo es lo que se hace por frustración pero si se aplica solo, no le estás enseñando nada al niño. 

Cuando una familia tiene un patrón tóxico, los castigos son excesivos y el comportamiento nunca cambia. Muchos adultos no saben cómo manejar ciertas situaciones efectivamente. Para cambiar esto, los padres deben sentarse con sus hijos y explicarles qué hicieron mal, por qué hay un castigo y cómo podría comportarse mejor en el futuro.

Asegúrate que tu hijo comprenda por qué está en problemas y cómo corregir sus acciones. Esta es una de las razones por las que las nalgadas y cosas por el estilo no funcionan. A veces los adultos se llenan de rabia y la descargan con sus hijos, pero nunca abordan el verdadero problema.


2. EL JUEGO DE LA CULPA

Las familias tóxicas a menudo tienen problemas con los miembros que no ven lo malo que hacen. Encontrar fallas en los demás es fácil, pero ellos nunca se equivocan. Cuando una familia es tóxica, uno de sus miembros siempre culpa a otros por sus problemas, porque él o ella siempre está en lo correcto o tiene la razón.

Nunca asume la responsabilidad de sus acciones porque eso significaría que está equivocado, y eso es como un pecado para él o ella. Para cambiar esto, debes asegurarte de abordar este problema con la persona en cuestión.

Tener este tipo de problema constantemente puede generar condiciones incómodas de convivencia. Siéntate y habla con tu ser querido, pero asegúrate de no señalar con el dedo, sino que deben reconocer lo que están haciendo mal. Casi siempre son problemas de baja autoestima los que impulsan la necesidad de la persona de estar siempre en lo correcto. 


3. AMENAZAS CONSTANTES

Una forma de saber si tiene una dinámica familiar tóxica es cuando hay violencia física en el hogar. La ira es una de las emociones más fáciles de mostrar. Si tiene un o varios miembros de la familia que tiene a usar amenazas constantes para castigar a otros, entonces es un ambiente familiar tóxico. 

Un niño sabe que debe seguir reglas, pero si se está portando mal significa que algo le está molestando. La mejor forma de abordar esta situación adversa, siéntate y habla con tu hijo de manera abierta y honesta. Si no puede comunicarse con su hijo, busque un terapeuta que lo ayude con esta situación.


4. PROBLEMAS DE CONTROL

Los hijos frecuentemente sienten que sus padres quieren controlarlos porque no los dejan hacer lo que ellos quieren. Hay una diferencia entre ser un padre preocupado a tener problemas de control. 

Si quieres un ambiente saludable en tu hogar, no hagas que todos sientan que camina sobre cáscaras de huevo. No ahogue a sus hijos. No los chantajee. Es posible que no estés de acuerdo con su forma de vestir o su corte de cabello, debes permitir que se desarrollen cómodamente como personas.

Un padre puede querer controlar a su hijo porque teme que las decisiones que ellos tomen los lastimen, pero los padres deben dar espacio a sus hijos para que comentan errores, ya que así no maduran ni aprenden. Siéntense regularmente y asegúrense de que todos están en la misma página.


5. LA CRÍTICA

Tienes un miembro tóxico en tu familia que nunca está satisfecho con nada de lo que haces. Puedes ser el mejor académicamente, conseguir un ascenso, un mejor sueldo, ganar una competencia, y aún así no ser lo suficientemente bueno para esta persona. Siempre ve lo malo, la mosca en la leche. Le encanta criticar y sabotear a los demás. Esto puede ser muy frustrante. 

Esto sucede porque esta persona se siente miserable y está luchando contra sus sentimientos por no lograr sus propias metas. Así que proyectan sus sentimientos de frustración en los demás.

Este problema se debe abordar de raíz. Sería útil que en familia lo apoyen para cumplir sus metas. Este es un comportamiento que se puede corregir con ayuda de todos.


6. LA RIVALIDAD DE HERMANOS LLEVADA AL EXTREMO

Si en tu hogar hay varios niños, siempre habrá cierta rivalidad. Una rivalidad sana, puede llevar a alguien al éxito. Desafortunadamente, este comportamiento puede volverse tóxico e incluso peligroso.

Cuando uno de tu hijos culpa constantemente a uno de sus hermanos por sus travesuras, hay un problema que debe resolverse. Un padre nunca debe permitir que un de sus hijos humille a otro, ni siquiera si es por algo cómico. Tampoco debe permitir que la competencia en casa se convierta en algo personal o vengativo.

Se debe fomentar una relación saludable entre sus hijos sin tener favoritismos. Asegúrate que todos reciban la misma disciplina y atención.


7. DESCARTAR SENTIMIENTOS

Si tienes una relación familiar tóxica, puede sentir que tus pensamientos y sentimientos se descartan fácilmente.  Otra vez, todo se reduce al control y la necesidad de tener siempre la razón. La persona que hace esto en tu familia se comporta como si las opiniones y sentimientos de los demás son insignificantes, los minimiza o no valora lo que los demás dicen, hacen o sienten.

Necesitan hacerle entender a esta persona que este comportamiento hiere y que trabaje en cambiarlo. 


Si tienes dinámicas familiares tóxicas en tu hogar, debes tomar el toro por los cuernos para cambiar tu entorno a uno saludable. Sigue estos pequeños consejos para lograr que tu hogar se llene de vibras positivas:

- Que todos tengan voz
- Establezca límites firmes e inamovibles 
- Detenga los comportamientos tóxicos de inmediato
- No tengas favoritos, trátalos a todos como iguales
- Busque ayuda profesional cuando la necesite

Es normal tener problemas que afecten la dinámica del hogar, por esto es muy necesario establecer límites firmes que digan qué se permite y qué no. No permitas que tu hogar sea una zona de guerra y encuentra formas efectivas de cambiar la toxicidad. Así tendrán un ambiente más sano y feliz para vivir en armonía.

En Saludable y Positivo queremos ayudarte a tener una mejor vida, llena de paz, armonía, felicidad, salud y positividad. Si tienes algún comentario, sugerencia o quieres que tratemos algún tema en especifico, déjanos tu comentario aquí abajo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario