LO ÚLTIMO

Translate

lunes, 3 de mayo de 2021

5 HÁBITOS QUE REDUCEN LA DEPRESIÓN Y LA ANSIEDAD


La ansiedad y la depresión son los problemas mentales más comunes hoy en día. El estrés y problemas personales son los factores con los que más se enfrentan las personas en el mundo actual, así que no es extraño que tantas personas luchen contra estas dificultades.

Es por esto que muchas personas en el mundo buscan reducir la gravedad de su ansiedad y depresión. Así que poder encontrar hábitos que ayuden con esto es inmensamente útil.  Con esto en mente, aquí hay cinco hábitos para disminuir la depresión y la ansiedad:


1. DORMIR BIEN

Con mucha frecuencia se subestima la importancia de dormir bien. El sueño es un proceso fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo. Tu mente es parte de tu cuerpo, así que es normal que también se vea afectada cuando no se duerme bien o lo suficiente. 

Cuando no se duerme bien, los niveles de estrés y el pensamiento negativo aumentan, contribuyendo así a disminuir la capacidad de procesar y resolver problemas y dificultades. Esto hace que las personas se sientan más angustiadas y ansiosas. Dormir bien es esencial para procesar mejor la vida diaria.

Así como la ansiedad, la depresión está relacionada con el insomnio y la falta de sueño. Diversos estudios indican que abordar los problemas del sueño desde el inicio puede prevenir trastornos depresivos. 


2. MEDITAR

La meditación también es increíblemente subestimada. Sin embargo es muy beneficiosa para relajarse y calmarse, lo que ayuda enormemente con la depresión y la ansiedad ya que reduce el estrés. Además contribuye a mejorar la calidad de nuestros pensamientos. Ayuda a lograr una mejor y más efectiva compresión y regulación emocional, así que promueve el bienestar psicológico.

Muchos estudios han demostrado que la meditación es un suplemento fantástico, beneficioso y eficaz para el tratamiento para la depresión y la ansiedad. 


3. COMER SANO

Lo creas o no, lo que comes afecta significativamente tu salud mental y la calidad de tus pensamientos. De hecho, todo tu cuerpo responde a lo que eliges para alimentarte, ya que eso será el combustible para todos los órganos de tu cuerpo. 

Para que tu cuerpo funcione correctamente, necesitas el combustible adecuado y en las cantidades adecuadas. Sin un buen combustible, aumenta el riesgo de problemas en tu cuerpo y eso incluye tu salud mental.

No es necesario seguir una dieta estricta, simplemente con concentrarse en alimentos ricos en nutrientes y reducir la comida chatarra, las grasas trans, los dulces y productos procesados, es suficiente.


4. SER AGRADECIDO

Es un hecho científico que practicar la gratitud cambia las funciones cerebrales. Sentir gratitud cambia la forma en que te ves a ti mismo. Empiezas a reconocer tus puntos fuertes y a sentirte agradecido por ellos, lo que te hace compararte mucho menos con los demás y apreciar más tu capacidades. Incluso empiezas a encontrar cosas positivas en las cosas que no te gustan de ti mismo.

Además, te hace más resiliente ya que al expresar y experimentar gratitud puede ayudarte a ser más resistente frente a las pruebas y dificultades de la vida. Al sentirte más positivo frente a la vida, sentirás menos preocupación y más tranquilidad, lo que hará que duermas mejor. Así estarás más feliz y relajado durante el día.

Practicar la gratitud es excelente para tu salud psicológica ya que te permite superar emociones como la frustración, resentimiento, arrepentimiento y envidia que causan estrés, ansiedad y depresión. La gratitud evita que estas emociones negativas se arraiguen en ti y se transformen en problemas más importantes y graves.


5. HACER EJERCICIO

El ejercicio es fundamental para mejorar muchas funciones corporales entre ellas el cerebro. Cuando haces ejercicio, liberas hormonas que te ayudan a regular las emociones, el estrés y tu estado de ánimo. Esto es beneficioso para la depresión y la ansiedad. Hacer ejercicio también te distrae y divierte. Además aumenta la confianza en ti mismo, mejoras tu apariencia y autoestima. 


Es difícil controlar y vivir con depresión y/o ansiedad, especialmente si los síntomas son graves. Sin embargo, practicar estos hábitos pueden facilitar la lucha. Si necesitas más ayuda, consulta un profesional de la salud mental. No te avergüences, estos son problemas reales y si no se tratan pueden llegar a ser muy graves.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario