LO ÚLTIMO

Translate

miércoles, 3 de febrero de 2021

MADRE DE 98 AÑOS SE MUDA A UN HOGAR DE ANCIANOS PARA CUIDAR A SU HIJO DE 80 AÑOS


Una madre hace cualquier cosa por sus hijos, sin importar la edad que tengan. Una madre desea lo mejor para sus hijos y procura que estén bien todo el tiempo. Saben si sus hijos no están bien con sólo mirarlos, porque tienen un sexto sentido que le hace detectar sus emociones. 

Una madre no duda en hacer lo que sea por velar por el bienestar de sus hijos. Es que ser madre es una de las experiencias más maravillosas que existen. El bienestar y la felicidad de los hijos son el principal objetivo de toda madre.


Todo lo que una madre hace por sus hijos, lo hace con todo su corazón y las mejores intenciones. Más allá de los besos, abrazos y mimos, muchas formas en las que una madre expresa su amor pueden pasar desapercibidas y otras no tanto.

Es por esto que les traemos la historia de una madre de 98 años que se volvió viral porque decidió mudarse al mismo hogar de ancianos en el que vive su hijo de 80 años para poder cuidarlo.

El nombre de esta hermosa, amorosa e increíble madre es Ada Keating que sólo quería estar al lado de hijo cuando más la necesitaba. Tom Keating, el hijo de Ada, tuvo que mudarse a un hogar de ancianos en Liverpool porque necesitaba más atención de la que podía recibir en casa. 

Al año siguiente, su madre Ada decidió que no podía soportar estar sin él. Así que se mudó al mismo hogar de ancianos para estar con él. Ahora madre e hijo están muy agradecidos de estar juntos, pasar tiempo juntos y disfrutar de juegos o simplemente ver la televisión juntos.

Ada y Tom siempre han sido cercanos. Tom nunca se casó y ha vivido con su madre toda la vida. Ada dice que incluso en su vejez, tienen un vínculo profundo. "Voy a su habitación cada noche y le doy las buenas noches, y regreso en las mañanas a darle los buenos días", dijo.


"Cuando salgo a la peluquería, él está pendiente cuándo regreso", dijo. "Cuando regreso, me recibe con los brazos abiertos para darme un gran abrazo. Nunca dejas de ser mamá", agregó Ada.

"Son muy buenos aquí, pero estoy más feliz de ver que mi mamá ahora vive aquí. Es muy buena cuidándome", agregó Tom.

Tom es el mayor de 4 hermanos; tenía 3 hermanas, Barbara, Margi y Janer, que ya fallecieron. Trabajó como pintor y decorador. Ada fue enfermera de un Hospital.

Su familia los visitan con frecuencia. Debi Higham, nieta de Ada dijo: "Nada ni nadie los puede separar. Nos tranquiliza que estén juntos y los atiendan las 24 horas del día, los 7 días de la semana".


El gerente del hogar de ancianos, Philip Daniels, dice que está feliz que estén juntos allí. "Es muy conmovedor ver la estrecha y maravillosa relación que comparten Ada y Tom, y estamos contentos de poder satisfacer las necesidades de ambos", dijo.

"Es muy raro ver a madres e hijos juntos en el mismo hogar de cuidado y deseamos que su tiempo aquí sea lo más especial posible. Son inseparables", añadió.

Esta es una historia maravillosa y conmovedora del enorme e inquebrantable vínculo entre una madre y su hijo. La vida de una madre está llena de sacrificios por sus hijos y su bienestar. Si te conmovió esta hermosa historia, compártela con tus amigos y familiares.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario